Encuentro Trinacional Mesas de Agua 9

Garantizar el acceso de las poblaciones rurales al agua, una estrategia regional

Convocado por la Mesa de Acceso y Gestión del agua para el Chaco Salteño, que integra FUNDAPAZ junto con el gobierno de Salta, organizaciones campesinas e indígenas y diversas instituciones que trabajan en la zona y a nivel internacional, el 28 de julio último se realizó en esa provincia el “Primer Encuentro Trinacional de las Mesas de Gestión y Acceso al Agua, Región Chaqueña 2022”.

Más de 120 participantes entre los que se encontraban diferentes actores de Argentina, Paraguay y Bolivia se reunieron para elaborar un plan de actividades y firmar un acta de compromiso de trabajo conjunto, a fin de promover el acceso al agua para las poblaciones indígenas y campesinas.

La Mesa de Agua para el Chaco Salteño es un ejemplo de buena práctica de gobernanza territorial que busca expandirse en la región. Se inició en 2016 y fruto de un proceso de trabajo articulado entre más de 40 organizaciones de la sociedad civil y el Estado, fue posible la construcción de más de 300 obras para captar agua de lluvia, la puesta en marcha de siete estaciones de monitoreo de calidad del agua, y la vigencia de un protocolo de consulta previa, libre e informada, construido conjuntamente con las comunidades indígenas y campesinas, entre otras acciones.

Al referirse al éxito de esta metodología de gestión, Zulema Burneo, Coordinadora Regional para América y el Caribe de la Coalición Internacional para la Tierra (ILC ALC) subrayó que “esto se debe a que la base de este espacio de trabajo es el diálogo y el encuentro multiactoral entre organismos del Estado, organizaciones diversas de la sociedad civil y organizaciones de las poblaciones que viven en el territorio, que son las afectadas por los problemas de escasez de agua y la crisis climática”.

Por otra parte, al evaluar los aportes del Encuentro Trinacional, el presidente de la Fundación Hugo de Paraguay señaló: “Fue una oportunidad muy importante para intercambiar experiencias sobre los diferentes procesos de conformación de Mesas de agua en distintos puntos del Gran Chaco. La Mesa de Agua de Salta nos inspira porque logró armonizar la mirada pública con la mirada de las organizaciones de la sociedad civil y de las organizaciones sociales”.

“Durante el evento la Fundación Hugo acompañó a César González, intendente de la Municipalidad de Boquerón, donde  se está conformando la Mesa de Agua en el Chaco Central Paraguayo. Este proceso sigue, en otra escala, la metodología de trabajo de la Mesa de Agua de Salta”, agregó.

Por su parte, Guido Cortez, Director del Centro de Estudios Regionales para el Desarrollo de Tarija  (CERDET), consideró que “fue muy valioso ver cómo  los gobernantes de Salta logran conversar con otros actores ya sean organizaciones de productores u otras instituciones, para encontrar soluciones de forma colaborativa.  Este modelo de concertación es interesante. Por eso es importante que lo conozcan las autoridades locales de Bolivia para que podamos adoptarlo y así, encontrar alternativas de trabajo conjunto que beneficien a todos”, destacó.

Encuentro Trinacional Mesas de Agua 2

Acuerdos alcanzados

Algunas de las principales acciones que se acordaron, luego de compartir las principales experiencias que se están llevando adelante en las Mesas de Agua de Argentina (en Salta, Jujuy y Chaco -Castelli y Miraflores-); Paraguay (Boquerón) y Bolivia (Villamontes) son:

  • Salta: Toda obra que se realice en el marco de la Mesa, tiene que cumplir con el protocolo de consulta previo; que éste se difunda y que se traduzca al idioma de las comunidades. También se propuso avanzar en la construcción de 2000 cisternas; monitorear el mantenimiento y la apropiación de los sistemas de agua construidos; y realizar un comunicado oficial que aconseje no consumir agua sin el tratamiento de desinfección, cualquiera sea su origen; entre otros puntos.
  • Chaco (Castelli y Miraflores): Continuar con la realización de represas, pozos, perforaciones y cisternas; fortalecer las Mesas de agua de los distritos; y compartir el mapeo georeferenciado de las soluciones de agua realizadas en el Impenetrable, con organismos del Estado.
  • Jujuy: Consolidar el espacio de la Mesa de Agua con encuentros provinciales y zonales que tengan problemáticas comunes; convocar a más sectores de la sociedad civil; y generar una base de datos sobre intervenciones y demandas.
  • Paraguay (Boquerón): Institucionalizar la Mesa de Agua de Boquerón mediante una ordenanza municipal; realizar estudios de prospección para identificar agua subterránea, y realizar el próximo Encuentro Trinacional en Boquerón.
  • Bolivia (Villamontes): Involucrar a instituciones públicas en un trabajo colaborativo para la promoción de sistemas de cosecha de agua de lluvia; elaborar una base de datos de familias indígenas con y sin acceso a agua para consumo y producción; y generar espacios de análisis para realizar obras de almacenamiento, mantenimiento y tratamiento del agua.
Daki Bermejito

Daki Semiarido vivo, un camino para construir conocimiento colectivo

Comenzó en marzo último un programa regional de formación, que busca ser un puente de saberes que conecte a los pueblos que habitan los semiáridos.

 

En tres regiones semiáridas como son el Chaco Trinacional (Argentina, Bolivia y Paraguay); el Corredor Seco en  El Salvador, y el Semiárido Brasileño se está desarrollando el Programa de Formación en Agricultura Resilente al Clima: Daki Semiárido Vivo.

 Se trata de una acción de trabajo en red entre instituciones y organizaciones de esas regiones, que cuenta con el apoyo del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y que alienta la construcción de conocimiento colectivo buscando tanto la resiliencia de las poblaciones rurales que viven en las regiones semiáridas, como prácticas que contribuyan al equilibrio ambiental.

 Entre las 1.800 personas que están participando hay técnicos, agricultores, tutores, jóvenes y mujeres que iniciaron este programa en marzo último, intercambiando experiencias en las que se conocen datos sobre las poblaciones en cada territorio; la diferentes necesidades de políticas públicas; el rol de las comunidades en el cuidado de los ecosistemas; el análisis de casos exitosos; el manejo de tecnologías que pueden mejorar la vida en los semiáridos y muchas otras cuestiones relacionadas con la cultura y el potencial de estas zonas.

La alianza con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) fue fundamental para poder llevar adelante este Programa que es único porque unifica criterios regionales para el acceso al agua, a la tierra y al manejo productivo. Se implementa a través de más de 68 centros de conectividad  y una operatoria que se desarrolla por medio del PROCADIS del INTA. Tenemos que hacer algunos ajustes, pero está siendo muy bien recibido en las tres regiones”, explica Gabriel Seghezzo, a cargo de la Coordinación Estratégica de Gestión y Relacionamiento Institucional de FUNDAPAZ y coordinador de Daki Semiárido Vivo.

Daki Ojo de Agua Sgo3 mapa

Compartimos algunas voces de los participantes y tutores que van marcando el recorrido del Programa:

Ramón Torres, es tutor en el centro de conectividad que funciona en la Escuela de Educación Técnica N° 3170, con orientación agropecuaria, de La Unión, en el  departamento Rivadavia Banda Sur, Salta. “Aquí los estudiantes y los productores de la organización campesina El Ocultar están participando muy activamente en las clases. Todos están entusiasmados porque se abordan temas relacionadas con el cambio climático; tema del que en general se habla mucho, pero no se implementan muchas actividades”, cuenta.

Paola Marozzi Mo de FUNDAPAZ, está acompañando como tutora pedagógica  a participantes de la organización Reservas Campesinas, ubicada en el departamento Ojo de Agua en Santiago del Estero. “Creo que este proceso es muy valioso –dice-  porque permite intercambiar conocimientos en las tres regiones semiáridas de América Latina, experiencias positivas y negativas; estas últimas sirven para no cometer los mismos errores que otras organizaciones tuvieron.  Por otra parte, los jóvenes que están participando adquieren conocimientos nuevos no sólo técnicos y científicos, sino también como manejar la virtualidad. Esto les puede servir para otras cosas de la vida diaria, y también los trabajos grupales que desarrollamos para hacer los trabajos intermodulares propician un espacio de conocimiento de la organización. La importancia del Daki va más allá de intercambiar y compartir conocimientos, es un encuentro para fortalecer a las organizaciones que al fin de cuenta sirve para fortalecer la defensa del territorio”.

A Daniela Silva, que acompaña a comunidades campesinas e indígenas en Santiago del Estero,  este espacio formativo le resulta muy enriquecedor: “me encontré con otras compañeras, con dirigentes de organizaciones de pequeños productores campesinos, y esto me desafía a transformar  mis “sentipensares” , a la vez que me permite aportar mi granito de arena para las comunidades donde estamos trabajando. Es una transformación que nos demanda poder tejer redes que nos sostengan y no que nos ahoguen”. 

Daki Santo Domingo

Desde Santa Fe, Marta González, presidenta del Consejo de la Comunidad Caiastas (pueblo mocoit), de la localidad Cayastá, opina que “la propuesta del DAKI es muy interesante en especial para los jóvenes y para aquellas personas de las comunidades que están muy alejadas de la tecnología. Poder acceder hoy a una capacitación es muy importante, vamos a contar con nuevos saberes muy interesantes. A veces, se complica acceder a la plataforma o a las clases porque no tenemos conectividad. En nuestro caso tenemos un solo celular y somos tres personas. Las actividades están buenas, pero a veces la falta de conectividad nos juega una mala pasada”.

En la zona del Ramal Jujeño en Jujuy, Silvia Torres acompaña al pueblo. “Es un programa muy bien logrado -señala- con excelente materiales. Me sorprendió ver cómo este espacio de formación los estudiantes o productores encuentran algo que dignifica sus vidas a pesar de las dificultades y de los problemas personales, ya que se busca salir adelante”.

Éstos y otros actores siguen trabajando para consolidar redes regionales que implementen un trabajo colectivo de agricultura resiliente al clima. Éste es el motor que impulsa a DAKI SEMIÁRIDO VIVO.

1 2 3