Fiesta en comunidad

Las principales actividades realizadas

Estamos llegando al final 2022, un año en el que por medio del trabajo cotidiano de nuestros equipos (referentes territoriales, promotores y administrativos) radicados en Buenos Aires, el norte de Santiago del Estero, Santa Fe, Salta y Jujuy; en los mismos territorios donde viven las familias campesinas y las comunidades indígenas que acompañamos y asesoramos, pudimos desarrollar diferentes acciones que dan respuesta a nuestra misión institucional.
Aquí compartimos algunas de ellas, agradeciendo a la vez, la labor cotidiana de cada uno de los que integramos FUNDAPAZ.

Encuentro Raíces Chaqueñas en Orán 28

Capacitación juvenil. Por medio del Programa de Formación Integral para las Juventudes del Gran Chaco, Raíces Chaqueñas (PFIRCH) que llevamos adelante junto con la Junta Unida de Misiones (JUM), el Equipo Diocesano de Pastoral Aborigen de Jujuy (Edipaj ) y el Centro de Estudios Regionales para el Desarrollo de Tarija (CERDET) y el apoyo del Servicio Mundial de Iglesias( CWS ALC), se inició en 2021 un diálogo intergeneracional y un proceso de formación, donde se alentó a las personas jóvenes a definir y desarrollar sus propios proyectos de vida, como así también a fortalecer sus liderazgos y sus capacidades de transformación social, junto a sus comunidades y organizaciones de base.

Se desarrolló con estrategias de capacitaciones virtuales y presenciales, intercambios y apoyo a emprendimientos productivos juveniles.

Este año se realizaron siete talleres mensuales en modalidad virtual en los que participaron alrededor de 120 jóvenes de Argentina y Bolivia, y un encuentro presencial de reflexión y evaluación en el que se profundizó todo lo aprendido durante 2021 y 2022.

Proyecto Daki Semiárido Vivo. Participamos en este programa de formación en agricultura resiliente al clima. Una acción en red realizada en tres grandes regiones semiáridas de América: el Gran Chaco, en la Argentina; el Semiárido Brasilero, en Brasil; y el Corredor Seco, en El Salvador. Participaron cerca de 1.900 personas y dejó como resultado experiencias en los territorios, una base de datos con 277 iniciativas, mapeos de experiencias, sistematizaciones de casos y una biblioteca de contenidos. Contó con el financiamiento del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

Acceso al agua. Se realizaron, en articulación con los Estados provinciales, el Estado Nacional y junto con otras instituciones, diferentes obras de agua en nuestras zonas de trabajo para asegurar el acceso a agua segura para consumo y producción para las familias. Esta línea de trabajo es un ejemplo nacional de obras a pequeña escala.
Por medio de la gestión que se realiza junto con otros actores, en la Mesa de Acceso y Gestión de Agua en el Chaco Salteño, esta línea estratégica también está teniendo impacto en el semiárido argentino.

Embarcación agroecología

Producción Agroecológica y Acceso al agua. En el marco del Programa de Fortalecimiento a las Comunidades Wichi y Acceso al Agua en el Chaco Salteño, gestionado por Asociación Civil Talentos y financiado por Cooperación Alemana y Misión Central Franciscana, se llevó adelante la asesoría técnica para la construcción de un Módulo Agroecológico, que comprende 1 cisterna de 52.000 litros con infraestructura para cosecha de agua de lluvia, sistema de riego por goteo y siembra de hortalizas y frutales, en la comunidad La Loma, Embarcación, Salta. Esta es la primera de cuatro que tiene previsto dicho programa, para comunidades indígenas de la zona de Embarcación.

Acceso a la tierra. Continuamos acompañando a organizaciones campesinas y a comunidades indígenas en procesos de acceso a la tierra en las cuatro provincias. En Salta, seguimos acompañando a las familias criollas que forman parte del denominado “Caso Pilcomayo” (ex lotes fiscales 55 y 14 en Santa Victoria Este) con el fin que continúe y se afiance el proceso de regularización territorial.

Acaparamiento de tierras. En la iniciativa Land Matrix LAC, donde la Fundación es punto focal, la participación de instituciones académicas de México, Honduras, Nicaragua, Colombia, Ecuador, Brasil y Argentina fortalecieron el compromiso de seguir construyendo una gran base de datos que sirva para investigar los acaparamientos de tierra e iniciar acciones de incidencia política en el tema.

Además el acuerdo de trabajo con Red Data Luta, que reúne a 23 universidades de Brasil, fortaleció la base de datos, el trabajo de investigación y el proceso regional que asume un enfoque metodológico consensuado para trabajar y llevar adelante acciones de incidencia.

Socio organizativo. Acompañamos y asesoramos a las organizaciones que integran el Encuentro de Organizaciones Campesinas e Indígenas del Norte Argentino (ENCONA) Esta organización que agrupa a 120 organizaciones de 8 provincias, representan a 15.700 familias de la agricultura familiar. El ENCONA por medio de Dora Corvalán, junto con Carlos Rubén Flores, del Encuentro Nacional de Organizaciones Territoriales de Pueblos Originarios, y Daniel Liberatti, del Frente Nacional Campesino; representaron a la Argentina en la II Conferencia de la Agricultura Familiar del Mercosur Ampliado, que se hizo durante los primeros días de diciembre en Santiago, Chile, en el marco de la Reunión Especializada de la Agricultura Familiar (REAF). Además durante este mes el ENCONA pudo realizar su Asamblea anual donde proyectó el trabajo para el año próximo.

Relacionamiento institucional. En esta área se lograron articulaciones de trabajo, a través de diferentes proyectos, con el Ministerio de Obras Públicas de la Nación, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, el Ministerio de Infraestructura de Salta y otros organismos provinciales.

A nivel internacional, se afianzó la alianza de trabajo con ASA Brasil, El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), la Plataforma Semiáridos, el Servicio Mundial de Iglesias (CWS), la Coalición Internacional de la Tierra (ILC- ALC) y The Nature Conservancy (TNC).

Comunicación. A lo largo de todo el año fuimos difundiendo por medio de nuestras redes sociales, el sitio web institucional y otros medios, acciones y situaciones vinculadas a la vida de las familias y de las organizaciones indígenas y campesinas; con el fin de dar voz y visibilidad a las poblaciones rurales con las que trabajamos.

Conectividad

Conectividad. Promovimos el acceso a la conectividad entendiendo que es también un derecho a la comunicación, al conocimiento y que favorece los vínculos sociales. Es una línea de trabajo institucional que FUNDAPAZ fue asumiendo en los últimos años tratando de reducir la brecha tecnológica.

En 2021, en Fortín Charrúa, departamento Vera, Santa Fe, participamos del proyecto Comunidad Conectada, en un trabajo articulado con la Unión de Familias Organizadas de Pequeños Productores de la Cuña Boscosa y Bajos Submeridionales (UOCB) y otros actores locales, donde se instaló una estación de recepción y emisión de señal de Internet punto a punto.

También en el marco del Programa de Pasantías de Saberes por los Semiáridos de América Latina, se puso en marcha un acuerdo de cooperación técnica, en el que participaron varios actores nacionales e internacionales que hicieron posible distribuir en distintas zonas, dispositivos móviles de uso personal. Además se actualizaron los equipos informáticos de algunas organizaciones.

Este año, se instaló otra estación de recepción y emisión de señal de Internet en el paraje El Gusano, departamento San Javier en Santa Fe; y se instalaron alrededor de 15 antenas para mejorar la señal de la telefonía celular, en Ojo de Agua, al sur de Santiago del Estero, articulando el trabajo con la organización Reservas Campesinas. Muchas de estas obras contaron con el financiamiento de CWS, con aportes del programa DAKI SEMIÁRIDO VIVO y aportes propios de FUNDAPAZ.

Foto El Quebracho

Avanzan las obras para garantizar el acceso al agua en Santa Victoria Este

En el marco del proyecto “Acceso al Agua para consumo y producción de las familias de los ex lotes 55 y 14 de Santa Victoria Este”, el Ministerio de Infraestructura de Salta, firmó un convenio con FUNDAPAZ que puso en marcha una plan para la construcción de 27 cisternas, 15 represas y un pozo profundo en las zonas de Campo Largo, Pozo El Tigre,  Pozo La Yegua, El Chivil y El Quebracho; en Santa Victoria Este, norte de Salta, a fin de garantizar el acceso al agua segura a las familias del lugar.

La iniciativa se enmarca en el proceso de regularización territorial en dichos lotes que tiene como actores principales a la Asociación Lhaka Honhat y a la Organización de Familias Criollas (OFC) que habitan el territorio.  En lo que respecta a las comunidades indígenas, en el caso titulado “Comunidades indígenas miembros de la Asociación Lhaka Honhat Vs Argentina”, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) dictó una sentencia en la que reconoció el derecho a la propiedad ancestral y la entrega de un título único a las comunidades indígenas de 400.000 hectáreas, señalando que tienen derecho a conservar su identidad, tener acceso a la alimentación y al agua en un ambiente sano.

Por su parte, a las familias criollas de la OFC les corresponden 243.000 hectáreas de dichos lotes. Muchas de ellas hoy se encuentran en un proceso regularización y de relocalización, ya que vivían en el mismo territorio de las comunidades indígenas, y se tienen que mudar a  otras zonas para cumplir con los acuerdos alcanzados entre las partes. Otras, acordaron con las comunidades seguir viviendo en el mismo sitio, dentro del territorio indígena, lo que se conoce como “lunar criollo”.

Las obras de infraestructura que se están desarrollando en la zona, en el marco de un plan criollo para acceder al agua, que a la vez va dando cumplimiento a la sentencia de la Corte IDH son:

Pozo El Tigre: Comprende los parajes El Tigre, El Oso, El Atacal, Pozo El Milagro y San Miguel. Se están construyendo 9 módulos (cisternas y estructuras) para cosechar agua de lluvia.  El grupo de familias criollas que integran la Vecinal Pozo de Tigre se tienen que reubicar y en sus parcelas no tienen ninguna fuente de agua para consumo.

Pozo de la Yegua: Incluye los parajes El Potrero, El Sauce, Zainito, y Los Amichos. Las familias criollas de esta zona se encuentran dentro del lunar criollo Las Vertientes-Campo Largo y pertenecen a la Organización 20 de Septiembre, miembro de la OFC. Ellas son beneficiarias de 9 módulos de cosecha de agua de lluvia para consumo humano. En su mayoría se trata de mujeres de avanzada edad, con niños en edad escolar a cargo. Las mujeres suelen realizar un recorrido de 5 o 6 kilómetros para acceder a la fuente de agua más cercana.

Campo Largo: Abarca los parajes Campo Largo, Tres Marías, y El Talar. Aquí  los  pobladores también están en el  lunar criollo Las Vertientes-Campo Largo. Allí se están construyendo 9 módulos de cosecha de agua de lluvia para consumo humano. Si bien en la zona hay un pozo profundo comunitario, los análisis de calidad de agua arrojaron que no es apta para consumo.

El Quebracho: Los pobladores del lunar criollo El Quebracho pertenecen a una vecinal de la Organización de Familia Criollas (OFC) y son beneficiarios de un pozo profundo para uso productivos agrícola-ganadero, que les permitirá satisfacer los requerimientos de consumo de agua del ganado mayor y menor de todas las familias. Además se podrá implementar el riego por goteo en la huerta orgánica del grupo de mujeres del lunar.

Paraje El Chivil: Aquí se construyeron  15 represas de aproximadamente 300 m3cada una para las familias relocalizadas alrededor del paraje. Las familias integran la Asociación Vecinos Unidos y tienen que empezar de cero en sus nuevos lugares. Estas represas que benefician a más de 30 familias, es la primera obra que se realiza para tener agua para producción.

“Nosotros no sólo estamos pasando por una reorganización territorial, sino también se nos plantea cambiar la manera de pensar sobre cómo producimos y vivimos. Estamos acostumbrados  a producir de manera tradicional y poco seria, dependiendo totalmente del monte, con algunos animales criados a campo abierto y nada más. Sobrevivimos en el medio ambiente. Ahora pasamos a un sistema de crianza bajo alambre, donde vamos a depender de las estaciones, del clima, vamos a tener que sembrar pasturas. Tenemos que cambiar nuestra forma de pensar y producir de verdad. Seguramente tendremos que diversificar la producción, como por ejemplo hacer apicultura y tener ganado menor entre otras cosas”, explicó Iván Palomo, presidente de la organización Vecinos Unidos.

“En el lugar nuevo –agregó- falta hacer cantidades de obras, pero lo principal es tener agua. Nosotros hicimos un plan criollo para abordar el tema del agua. Pensamos en hacer represas porque así es como se tiene el agua y lo que funciona en la zona desde hace más de 100 años, después tener cisternas para cosechar agua de lluvia en cada parcela y además hacer pozos comunitarios. Para empezar a pensar una historia nueva en este lugar nuevo, el agua es indispensable. Ahora ya tenemos las 15 represas terminadas, pero tenemos que seguir trabajando. Acá hace falta concientización y educación. Somos pocos los que vemos el futuro”, destacó.

1 2 3 10