Reaf

El ENCONA representó a la Argentina en la REAF

El Encuentro de Organizaciones Campesinas e Indígenas del Norte Argentino (ENCONA) junto con la organización Encuentro Nacional de Organizaciones Territoriales de Pueblos Originarios (ENOTPO) y el Frente Nacional Campesino (FNC) fueron las organizaciones de la agricultura familiar que representaron a la Argentina en la II Conferencia de la Agricultura Familiar del Mercosur Ampliado, que se realizó en Santiago, Chile, en diciembre último.

El evento, que se hizo en el marco de la Reunión Especializada de la Agricultura Familiar (REAF) y del Decenio de Naciones Unidas para la Agricultura Familiar (DNUAF), tuvo como finalidad que las organizaciones campesinas e indígenas en diálogo con los gobiernos de sus países, generaran agendas para potenciar al sector y reafirmar políticas públicas que atiendan sus necesidades.

Tras la Conferencia las delegaciones participantes dieron a conocer la “Carta de Santiago, implementación del decenio de la AF del Mercosur ampliado” con las principales conclusiones a las que arribaron. En un pasaje del documento, los representantes del sector sostienen: “(…) Las crisis interconectadas demandan actuar tempranamente, fortaleciendo la capacidad productiva y aumentando la participación de la Agricultura Familiar Campesina e Indígena (AFCI), en el abastecimiento alimentario, la seguridad, y la soberanía alimentaria de la región. (…) Frente a este escenario es imprescindible y urgente que los gobiernos prioricen el sector productivo aumentando presupuestos y mejorando los servicios públicos de asistencia a la AFCI, para que responda con mayor producción de alimentos saludables y amigables con los ambientes, indispensables para la soberanía y seguridad alimentaria de la región”.

Al reflexionar sobre lo acontecido en la Conferencia, Dora Corvalán, de la Mesa de Conducción del ENCONA señaló: “Fuimos a trabajar en torno a los siete pilares del Decenio de la Agricultura Familiar. Al intercambiar las experiencias con los que participamos, la mayoría de los delegados coincidimos en que no tenemos acceso al agua segura para consumo y producción, tampoco contamos con conectividad, y nos falta tener una educación más consciente sobre la crisis climática que estamos experimentando, entre otros temas.”

“Creo -destacó Dora- que tenemos que cambiar el discurso. El sector de la agricultura familiar campesina e indígena tiene que empezar a contar el potencial y la riqueza que tiene nuestro sector si cuenta con políticas públicas que lo atiendan. Hay que construir un mercado alternativo en el que podamos competir. Un mercado con otra lógica; la lógica de los pueblos originarios y la de los campesinos”.

Conclusiones del encuentro de organizaciones realizado en Santiago del Estero

Las mujeres y los hombres fueron llegando de a poco, al ritmo de los horarios de los micros o de las camionetas que los traían desde diferentes puntos de ocho provincias del norte argentino donde viven. A última hora del miércoles 29 de agosto, casi todos los representantes de las  40 organizaciones que se preparaban para comenzar al día siguiente en Santiago del Estero el “Encuentro de Organizaciones Campesinas e Indígenas del Norte Argentino”, organizado por Fundapaz,  estaban reunidos.

Cada uno de ellos traía un manojo de expectativas y temas para compartir. Habían estado preparando las exposiciones con las que presentarían a su organización, sus logros y problemáticas. Dificultades que a lo largo de dos días de debate e intercambio quedaron expuestas como el denominador común que unifica la lucha de los pequeños productores, familias campesinas e indígenas que dan vida al sector de la agricultura familiar.

En tiempos donde las políticas públicas dirigidas al sector se desmoronan día a día, las organizaciones acordaron intensificar el trabajo conjunto para diseñar estrategias que permitan fortalecer al sector y mejorar la vida de las familias. Dieron un primer paso con la elaboración de un manifiesto que puntualiza los principales reclamos.

La necesidad de acceder a agua segura para consumo y producción, regularizar la tenencia de la tierra, contar con caminos e infraestructura que hagan posible la comunicación entre los parajes y pueblos, mejorar la comercialización de la producción, y la defensa de la ley de Agricultura Familiar, fueron entre otros, los principales temas que se abordaron.

Los testimonios

“Creo que este encuentro nos sirvió para ver en donde estamos paradas las organizaciones. La mayoría de nosotros en nuestra organización tenemos tierra para cultivar pero dependemos de la Municipalidad para arar. Contratar un tractor para arar una hectárea nos cuesta $800. La gente quiere trabajar pero no tiene acompañamiento del Estado. Desde el 96 que no podemos acceder a ningún proyecto”, contó Cipriana Palomo de la organización Federación Pilagá de Pozo de Tigre, Formosa. En su zona las comunidades siembran zapallo, mandioca, batata y sandía, entre otros productos.

Por su parte Juan Coria representante de APPA de la zona del Salado Norte, Santiago Del Estero, expresó: “desde la  Mesa de tierra estamos tramitando la personería jurídica de la organización. Necesitamos asesoramiento técnico para mejorar el trabajo productivo. En la zona no tenemos caminos ni internet. También hace falta mejoras en salud y educación. Desde hace tiempo nos viene acompañando el hermano Rodrigo de la parroquia San José de las Petacas de Boquerón, pero necesitamos más apoyo”.

A poco de llegar de  la provincia de Jujuy, Sara Aparicio e Ismael Chávez del Consejo de Organizaciones Wichi – Zona Bermejo, dieron también su testimonio: “Las comunidades indígenas somos las más vulnerables. Debemos hacer una autocrítica de cómo estamos trabajando. Proponemos que se forme una comisión que pueda hacer llegar nuestras inquietudes al gobierno nacional”. Al referirse al acceso a la tierra destacaron la necesidad de hacer un ordenamiento territorial a la vez que subrayaron “La tierra, más que nuestro derecho es nuestra vida”.

Cristina Rossetto, de la Asociación de Ganaderos de la Unión y técnica del INTA en Rivadavia Banda Sur, Salta, señaló uno de las carencias que toca a la mayoría de los productores y familias. “El principal problema es la falta de agua. Tenemos que revalorizarnos y revalorizar nuestros recursos naturales. Debemos construir entre todos desde la solidaridad”, destacó y al referirse a la realización del encuentro añadió: “lo que saco de productivo es que uno no se siente sola en la lucha. Nos permite conocer experiencias similares y otras distintas. Nos motiva a continuar en lo que se está haciendo. Es muy enriquecedor”.

Por su parte, Teodoro Suárez, integrante del MoPProfe, Santa Fe, resaltó la necesidad de defender la agricultura familiar y que las organizaciones participen en la Reunión Especializada de la Agricultura Familiar Mercosur (REAF Mercosur). “Tenemos algo en común que es la tierra. Sin tierra no somos nada, tenemos que cuidar el medio ambiente.  Vemos como se sigue con el desmonte, y ya hay especies nativas que van desapareciendo”.

En el segundo día del encuentro, la agenda  incluyó un panel en el que se analizó el contexto actual del sector,  y en el  que participaron Franca Bacigalupe, miembro de la REAF Mercosur; Valentín Rivero, asesor de pueblos originarios, y Mariela Agüero de Federación Agraria Argentina (FAA).

En nombre de la REAF Mercosur Bacigalupe celebró la realización del encuentro y precisó “Los grandes problemas que mencionaron aquí se dan a nivel regional. Todo lo que se ha dicho representa una problemática que está más allá del norte argentino. Representa a la REAF Mercosur, a los motivos de su surgimiento y sus objetivos”.

A su turno, Agüero señaló que la FAA está  pidiendo tener un diálogo con el gobierno pero “el gobierno actual no nos está dando posibilidad de presentar nuestras inquietudes”. También destacó la voluntad del organismo de seguir trabajando en conjunto con otras instituciones.

Valentín Rivero, por su parte, se refirió a los trabajos que realizan las comunidades indígenas, y a la necesidad de realizar propuestas a largo plazo. “Los pueblos indígenas tenemos representantes a nivel nacional pero no tenemos contacto con ellos. Los años pasan y no sabemos cuánto tiempo de vida nos queda como pueblos originarios. Algunos caciques ya no existen. Nos preocupan los jóvenes porque no hay caminos de lucha”.

La presentación de herramientas que se pueden utilizar para la incidencia pública como la Plataforma Land Matrix y la utilización de la metodología de trabajo basada en el mapeo participativo, fueron  otros de los temas que se abordaron en un encuentro que reunió las voces de la argentina profunda.

La realización del encuentro contó con el apoyo de la Unión Europea. También acompañaron la International Land Coalition (ILC-AL) y la Plataforma Semiáridos.

1 2